All Language Resources is an independent review site. We earn money when you click on some of the links on our site. Learn More

Upper Intermediate Spanish Practice – Fluent In 3 Months

     

    Fluent In 3 Months (2014) was written by Benny Lewis, a polyglot who runs the most popular language learning blog on the internet. He gives actionable strategies to learn to speak a new language quicker than most would think possible.

    This simplified summary is written and narrated in Mexican Spanish.

    To make reading easier, I’d recommend downloading the Readlang plugin.

    ¿Qué gano yo? Descubre la forma rápida de aprender un nuevo idioma.

    El idioma es una parte importante de nuestras vidas. Sin él, no podrías ordenar comida, tener una reunión o hablar con amigos. Imagina cuanto tardaría pasar información sin él.

    Aun así, muchos de nosotros solo sabemos uno o un pequeño número de idiomas, lo que puede ser complicado cuando vamos al extranjero. Ordenar un café puede tomar mucho tiempo cuando no puedes hablar con la persona que te está atendiendo.

    Afortunadamente, hay una manera de aprender nuevos idiomas que no necesita años de trabajo y aburridas lecciones de gramática. Aprender nuevos idiomas es simple si sabes cómo – y eso es de lo que trata este libro. Es una guía para aprender idiomas fácilmente, con consejos y trucos sobre como volverte fluido en un nuevo idioma en solo tres meses.

    En este artículo, descubrirás:

    • Por qué no tienes que ir a China para aprender chino;
    • El lado malo de vestirte como turista; y
    • Por qué actuar como un pollo puede mejorar tus habilidades lingüísticas.

    Aprender un idioma significa dejar los planes vagos y establecer metas realistas.

    Volverse bueno en cualquier habilidad nueva es difícil, ya sea diseño web o patinaje. Pero la idea de aprender un nuevo idioma tiende a asustar a las personas. ¿Por qué?

    Bueno, hay muchos mitos del aprendizaje de idiomas que detienen a la gente de intentar aprender un idioma nuevo. Uno de estos mitos es que aprender muchos idiomas es imposible para algunos; como que la gente cuyos padres solo saben un idioma no pueden aprender otros idiomas. La gente seguido da esta excusa cuando aprender un nuevo idioma se vuelve difícil. Aunque estas ideas puedan dar miedo, son falsas.

    Solo mira lugares alrededor del mundo, desde Canadá hasta Suiza, donde hablar múltiples idiomas es normal. Seguramente, la gente en Suiza no tiene algún gen de aprendizaje de idiomas que otra gente no tiene. Aun así, cuando la gente escucha mucho, mitos como este, empiezan a creerlos. Y entonces se dan por vencidos antes de intentarlo realmente. Los mitos pueden arruinar tus metas – pero también pueden hacerlo los planes vagos.

    Un plan vago como, “voy a aprender español” da miedo. Después de todo, aprender un nuevo idioma es mucho que hacer. Una mejor forma de hacerlo es poner tareas que lleven a una meta realista, dándote una sensación de logro. Comienza decidiendo que tan fluido necesitas ser. Si tu meta es hablar con hablantes nativos, aspira a alcanzar un nivel B1 o A2 en tres meses. Pero si solo quieres poder ordenar comida, A1 es suficiente. Una vez que hayas puesto tu meta, sepárala en pasos. Por ejemplo, pasar al menos dos horas al día aprendiendo el idioma.

    Después de que hayas dejado atrás los mitos y establecido metas realistas, puedes agregar a tu vocabulario. Luego, vas a darte cuenta cómo aprender muchas palabras nuevas – y rápido.

    Aprende palabras nuevas rápidamente con estrategias fáciles.

    Todos los idiomas tienen alrededor de medio millón de palabras. Es por eso que volverse fluido puede sentirse imposible. Es importante recordar que puedes hacerlo algunas palabras a la vez. Dicho eso, aprender palabras rápidamente es genial, y una forma de hacerlo es el método de palabra clave. Esto se trata de conectar una imagen a la palabra que estas tratando de aprender.

    Digamos que quieres de aprender la palabra “gare”, que en francés significa “estación”. Podrías repetirla cien veces, pero si haces eso para cada palabra, ¡pasarán semanas antes de que puedas decir una oración! Y en un par de días, se te habrá olvidado la mitad de lo que aprendiste. Una mejor forma de recordar “gare” es pensar en una imagen que nunca olvidaras. Como suena como Garfield, podrías imaginarte a un gato de caricatura corriendo alrededor de una estación de tren. Esto ayudará a que la palabra se quede en tu mente.

    Otra forma de aprender palabras es con repetición espaciada, que incluye aprender las palabras difíciles primero. Así es como funciona:

    Digamos que tienes palabras que quieres aprender, y tratas de memorizarlas cada día. Si empiezas hasta arriba de la lista cada día, probablemente acabarás recordando solo las primeras palabras. Es mejor usar tarjetas. Cada vez que recuerdes una palabra, la mueves hasta el fondo del mazo, cuando no puedas recordar una palabra, la mueves hasta arriba.

    El día siguiente, puedes empezar con la palabra más difícil primero.

    Acelera el proceso hablando con nativos en tu ciudad.

    Aprender palabras genera fluidez, pero para aprender un idioma, necesitas hablarlo. Solo vas a llegar hasta cierto punto con tus tarjetas. ¿Qué tal si vives en Estados Unidos y quieres aprender chino? ¿A dónde deberías ir a practicar? La respuesta es “a ningún lado”. Cuando aprendes un nuevo idioma, quedarse en casa es mejor que viajar.

    ¿Por qué? Si vas a otro país no solo vas a estar enfocado en el idioma; vas a estar lidiando con el estrés de mudarte y establecerte. Cuando la gente va a otro país seguido conocen hablantes de su propio idioma en vez de locales. Podrías terminar solo con amigos que hablan inglés después de llegar a un país nuevo. Es mucho más fácil enfocarte en aprender en tu propia casa. Aquí hay algunas de las muchas formas de hacerlo:

    Ofrécele a la gente un lugar para quedarse. Conocerás gente de todo el mundo con la que puedes practicar. Por supuesto, querrás invitados que hablen el idioma que quieres aprender. Otra forma es encontrar gente que viva cerca de ti. Hasta puedes practicar hablando con gente en la calle, hablando su idioma.

    Aunque esto puede sonar aterrador, a mucha gente le gusta cuando otros tratan de hablar con ellos en su primer idioma. Moses McCormick, quien habla alrededor de 50 idiomas – seguido usa esta estrategia. Cuando Moses aprendió español, fue a un centro comercial y habló con gente que parecía ser de España buscando señales, como una playera con la bandera española.

    Hablar desde el comienzo es importante y hasta un principiante puede hacerlo.

    Digamos que quieres convertirte en estrella del baloncesto y empiezas a entrenar, pero cuando juegas un juego, batallas. Empiezas a jugar cada día y, pronto, estás progresando. La misma estrategia funciona para los idiomas: para acelerar el aprendizaje necesitas empezar a hablar desde el primer día.

    ¿Pero cómo?

    Empieza por aceptar tu nivel de habilidad y habla usando lenguaje corporal. Una de las partes más importantes de “hablar” es el lenguaje corporal. Digamos que estás de vacaciones en otro país y quieres ordenar comida. No puedes hablar el idioma, así que le haces tus mejores sonidos de pollo al mesero, quien te entiende. De esta forma, el lenguaje corporal puede ayudarte, pero también juega otro papel: mientras hablas con tu cuerpo, te acostumbrarás a la nueva cultura y empezarás a aprender nuevas palabras.

    Otra forma de superar el omitir palabras es usar trampas. Estas pueden ser notas o listas en las que puedas confiar cuando sea necesario. Podrías incluir básicos como “Hola, ¿Cómo estás?” y “Mi nombre es…” entonces, estudiando y trabajando en estas frases antes de intentar hablar con otros, podrás interactuar y desarrollar tus habilidades de inmediato.

    ¿Pero la gramática no es importante también? Ciertamente lo es, y eso es lo que veremos a continuación.

    Empieza a hablar antes de seguir a las partes técnicas.

    Así como aprender a andar en bicicleta, cuando aprendes nuevos idiomas, en algún punto, las ruedas de entrenamiento deben irse. Si quieres volverte fluido, necesitarás aprender gramática – pero solo después de volverte conversacional. Nunca lo hagas al revés; aprender gramática antes de tener una simple conversación es frustrante. La gramática es totalmente inútil sin vocabulario.

    Cuando aprendes alemán, podrías pasar horas estudiando “der”, “die” y “das”. Aún después de estudiar, podrías creer que se siente como un revoltijo de palabras. Es más inteligente enfocarte en la gramática después de haber alcanzado un nivel conversacional, como A2 o B1. En este punto, ya sabrás lo básico del idioma y la gramática tendrá más sentido. Hasta podría resultarte divertida.

    Una vez que estás en este nivel, puedes usar exámenes para aprender las partes técnicas del idioma. Aunque tener conversaciones y dejar los exámenes de gramática para después podría parecer raro, piénsalo de esta forma: si quisieras ser un artista, empezarías practicando dibujo primero, y después aplicarías para la escuela de arte para aprender cosas mas desafiantes. De la misma forma, cuando aprendes un idioma, solo debes comenzar a tomar exámenes después de que has podido hablar por un tiempo.

    Hacer pruebas es grandioso para ayudarte a dominar las partes técnicas de un idioma, como la gramática; pero solo cuando estás listo. Cuando decidas que lo estás, solo escoge una prueba que sea de un nivel arriba del que estás y estudia para ella.

    Adáptate a la cultura, sigue practicando y domina un idioma a la vez.

    ¿Alguna vez has intentado hablar un idioma foráneo, solo para quedarte atorado pensando en tu idioma nativo? Es común y molesto cuando los idiomas se confunden en tu cerebro. Aquí está como evitarlo.

    Si estás en un país cuyo idioma principal no hablas, intenta mezclarte. Teniendo la apariencia local, la gente no te hablara en inglés de inmediato. Hablar menos inglés te ayudará a que confundas menos las palabras en tu cabeza. Por ejemplo, si estás en Egipto, podrías dejarte crecer el bigote, usar un suéter sobre tu playera y dejar tu gorra de béisbol en el hotel.

    Otra forma de evitar confusiones es la pronunciación correcta. En francés; el idioma es hablado usando el frente de la boca y recordar esto cuando aprendas palabras francesas va a mejorar tu acento y evitará que confundas el idioma con otros. Si decides aprender español, que es hablado con la parte de atrás de la boca, será difícil decir una palabra francesa por error ya que estarás acostumbrado a hablar los idiomas de forma diferente.

    Esto te ayudará a aprender más idiomas, pero debes seguir practicando idiomas foráneos en los que ya te volviste fluido. No empieces otro hasta que hayas dominado el primero. Un consejo es solo seguir a otro idioma después de alcanzar el nivel B2 en el primero. En el nivel B1 aun podrías estar incómodo hablando el idioma, lo que significa que lo olvidarás más rápido.

    Pero lo más importante es salir y empezar a hablar. Quién sabe, ¡tal vez hasta hagas algunos amigos nuevos en el camino!

    Learning a language doesn’t have to cost money.

    Sign-up to get a huge list of free resources tailored to the language you’re studying.



    We won’t send you spam. Unsubscribe at any time.

Leave a comment